Uno de los materiales utilizados para la construcción de todo tipo de edificaciones, que mayor importancia ha cobrado en los últimos años es la lámina galvanizada.


Debido a su capacidad para adaptarse a diferentes tipos de construcciones y entornos, además de su gran flexibilidad, resistencia y su vasta variedad de tipos, las láminas son más que placas de metal.


Este tipo de material puede ser utilizado en diferentes sectores, en consecuencia, el uso que se le puede dar es igual de diverso.


Las clasificaciones son diversas, sin embargo, la principal forma de categorizar este material es con base en su forma. Por lo tanto, se tienen:

  • Láminas lisas
  • Láminas acanaladas
  • Láminas de teja
  • Láminas multipanel



Otras clasificaciones que se pueden encontrar se hacen con base en el material del que están hechas las hojas, en el tipo de uso que se les da, en su presentación o en características muy particulares. En el caso de la lámina galvanizada, su clasificación se basa en su forma, y el uso que se le da tiene mucho que ver con el tipo de hoja y el lugar en el que se emplea.



  • Gracias a la resistencia química que este material posee, es común que algunas plantas productoras tengan grandes áreas construidas únicamente con este tipo de láminas, pues esto garantiza una gran durabilidad, un mantenimiento regular, pero mínimo, y en general una inversión muy rentable.
  • La agricultura es otro ámbito en el que se utiliza frecuentemente este material. La flexibilidad y durabilidad que el metal galvanizado ofrece hace que este material, en su presentación acanalada, sea el ideal para la construcción de establos, almacenes, algunos sectores de invernaderos, criaderos y graneros, en muchas ocasiones combinados con otros materiales, como la madera y el concreto, principalmente.
  • Por supuesto, la industria de la construcción es una de las que más utilizan este material y con muchas finalidades. Nuevamente, su gran durabilidad, flexibilidad y resistencia química hacen que este tipo de material metálico sea ideal para la construcción de diferentes edificaciones.
  • Techos o fachadas de edificios, módulos o casetas, edificios públicos, instalaciones deportivas o recreativas, parques, jardines
  • Cuartos con aislamiento acústico en academias de música o con aislamiento térmico en tiendas.
  • Este tipo de material se puede encontrar en la industria de la manufactura de alimentos. En este sector, muchas de las instalaciones e incluso de las herramientas utilizadas para la producción de alimentos procesados están construidas con este material, sobre todo porque ofrece diferentes ventajas en los procesos de producción.


Su importancia también deriva en los grandes beneficios que ofrece a los usuarios, entre los que destacan: resistencia química, capacidad de aislamiento térmico y acústico, impermeabilidad, resistencia a rayos UV, flexibilidad, tenacidad, resistencia climática, durabilidad y mantenimiento mínimo requerido.




*Fuente: Láminas Especializadas